Vida líquida y consumismo: ¿compramos para llenar vacíos?

A veces, compramos más por impulso que por verdadera necesidad.


En la actualidad, vivimos en una sociedad marcada por un continuo y frenetico cambio, un diparatado consumismo y la pérdida de las estructuras fijas.


Todo ello tiene como consecuencia una fuerte sensación de incertidumbre y pérdida de rumbo, un estar perdidos a todo ritmo…


El filósofo y sociólogo Zygmunt Bauman se percató de ello y plasmó en muchas de sus obras la conmovedora realidad en la que está sumergida la sociedad actual: la vida líquida... esa en la que sobresale la fragilidad de los vínc ulos afectivos, el crecimiento de la desigualdad y la desconexión general.


Un escenario confuso, pero que demanda velocidad, egoísmo, individualidad y un inmenso y profundo vacio.


Bauman afirma que la sociedad liquida está basada en que todo es temporal, inestable, insustancial y efímero...


Además, las redes sociales tienen un papel fundamental, ya que permiten estar conectados y, al mismo tiempo, estar desconectados.


El consumismo promete algo que no puede cumplir: la felicidad universal.


El hombre líquido quiere ser un ciudadano sin ataduras, responsabilidades ni compromisos. Tan solo busca nuevas experiencias, nuevos riesgos, por lo que no suele solidificar sus raíces.


Todo lo que comienza permanece abierto, sin un cierre ni punto final. Todo es pasajero y superficial…


Así, se origina en su interior una constante sensación de vacío existencial que no sabe cómo llenar.


De ahí que acabe por sumergirse en una corriente continua de renovación, en la que la adquisición de bienes materiales tiene gran protagonismo; pues es a través de ellos como intenta llenar esa vacuidad existencial.


EL PROBLEMA ES...QUE LOS VACIOS DEL SER...NO SE LLENAN CON EL TENER...No es la cantidad la que apaga la insatisfacción constante, unicamente nos atrapa en la insustancialidad.


Por si fuera poco por resolver...los deseos insatisfechos,llaman a fantasear con más deseos...los cuales esconden carencias y necesidades, sobre todo, si el foco de atención está en el afuera, en lugar de estar en nuestro interior.


Parece, que nada escapa a la liquidez de nuestra sociedad, y como consecuencia, nos tornamos vacios e inestables.

«En el mundo actual todas las ideas de felicidad acaban en una tienda». Zygmunt Bauman

Se empieza a perfilar, con evidente precisión, la necesidad de poner en marcha una actitud crítica que nos lleve a cuestionar ciertas conductas y hábitos. Así será más fácil detener las conductas consumistas y de renovación que nos encadenan a esos bucles infinitos en los que nada se solidifica ni echa raices.

«Gastamos dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para impresionar a gente a la que no le importamos». -Will Smith-

Haz una lista de lo que realmente necesitas, además de establecer un presupuesto máximo para gastar.


Enfócate en lo que tienes.
Recicla antes de comprar cosas nuevas.
Comprar a fuego lento,...aporta más satisfacción de la que podemos imaginar.

La cuestión no radica en tener más y más, sino más bien en ser, en cultivarnos por dentro para reflejarlo en el exterior desde una actitud contemplativa, paciente y enriquecedora.


Dejemos de correr a toda velocidad, paremos por un momento, cerremos los ojos y disfrutemos del silencio, de esa bonita experiencia capaz de calmar nuestra mente, frenar nuestros impulsos y acercarnos al bienestar.

Visitas: 21

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Singles Valencia para añadir comentarios!

Participar en Singles Valencia

Comentario por Lucky el agosto 8, 2019 a las 9:03pm

El bienestar reinará el día en que el se humano comprenda que el nacer contamina.

© 2019   Creado por Clan-2000   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio